Cómo decidir si lo guardo en casa o en mi trastero

¿Alguna vez te has detenido unos minutos en tu hogar para observar tu mobiliario, los objetos de decoración así como tus pertenencias en general? No importa la estancia en la que estés pensando. El salón, el comedor, una salita accesoria, el cuarto de baño, la terraza, el despacho o tu dormitorio.

Estamos plenamente convencidos de que en cualquiera de ellas siempre habrá elementos que no tengan que estar allí. Y no porque no tengan un valor. Ni mucho menos. Simplemente porque no siguen el estilo que le quieres imprimir al conjunto, porque no los vas a utilizar a corto plazo o porque tienen un valor tal que corren el peligro de romperse.

3 pautas para saber si debes guardarlo en casa o no

A decir verdad el sistema que te vamos a proponer resulta muy sencillo. De ahí la eficacia que tiene y el gran resultado que puede llegar a dar si se aplica, sobre todo, con cierta paciencia.

Es de  otra temporada

Comenzamos por este aspecto ya que es el más habitual, sin lugar a dudas. Y a decir verdad no son pocas las pertenencias las que no vamos a utilizar en este preciso instante debido a que no son objetos propios de la temporada. Entre estas pertenencias nos podemos encontrar las siguientes, pero hay muchas más:

  • Ropa de la temporada anterior que no vamos a utilizar en unos meses. Algunos ejemplos pueden ser: un abrigo si es  verano o un bañador cuando es una época en la que el frío es el protagonista.
  • Elementos de otra temporada como puede ser una tabla de surf, los esquís o la tabla de snow boarding.
  • Ropa de casa: Sábanas, toallas, manteles de otras estaciones.
  • Objetos  del hogar útiles solo durante una estación del año como ventiladores, estufas, etc.

En definitiva todo aquello que no es atemporal, en el sentido de que se le da uso solo durante una temporada en concreto. Como ves no tiene sentido guardarlo todo el año en casa.

No lo usas a diario

Si un objeto no lo usas con mucha frecuencia, no debería estar en tu hogar. Esto es una máxima del orden que te ayudará a mantener tu hogar ordenado, libre de “trastos” ,con el indudable beneficio de que podrás disfrutar de cada rincón de tu casa para el que fue creado.

Las casas no son almacenes ni trasteros, son espacios pensados para vivir. Por ello cuando usamos nuestra casa con lugar de almacenamiento de objetos que no usamos muy a menudo, perdemos funcionalidad y es inevitable que poco a poco nos desenamoramos de nuestro hogar.

Por lo tanto di “NO” a guardar objetos que no usas prácticamente a diario. Es posible que te encante pintar, pero seguramente no lo hagas a diario, por lo que es mejor que guardes los utensilios y el material en Bluespace. También puedes hacer, lo que nosotros llamamos la regla del 50/50, que consiste en que muy probablemente puedas guardar una parte del material y la otra la dejas en casa.

En muchos casos lo ideal es guardarlo todo en Bluespace y cogerlo cuando lo necesites.

Si tu familia tiene muchas aficiones, tanto si dejas algunos objetos en casa y otros en Bluespace, como si decides guardarlo todo en Bluespace, notarás un cambio radical en tu casa, que pasará a ser de nuevo un hogar.

No coincide con tu estilo

Pero claro, ¿qué sucede cuando disponemos de un mobiliario o de elementos decorativos que no coinciden con el estilo que le queremos imprimir a esa estancia? Aunque pueda sorprenderte, se produce una sensación de desasosiego y de frustración ya que no vemos nuestro entorno tal cual nos gustaría.

El problema es que como en muchas ocasiones tenemos objetos que sobran pero carecemos de espacio, terminamos por ponerlos en algún lugar. Algo que no es, desde ningún punto de vista, recomendable. De ahí la importancia de saber cuando no exponerlos para mantener la harmonía en el hogar.

Pues bien, todos estos escenarios que hemos descrito tienen una solución realmente sencilla. Se llama Bluespace y podemos decir, sin temor a equivocarnos, que es la alternativa perfecta a acomular cosas en nuestros hogares.

En primer lugar disponemos de ese espacio que necesitas. No importa si este debe ser muy grande o debe ser pequeño. Siempre vas a poder encontrar el espacio que mejor se ajusta a tus necesidades.

No importa lo que guardes allí porque siempre va a estar disponible. En el momento en el que lo necesites vas a poder acceder a ello. Eso te dará una gran seguridad porque sabes que siempre lo tienes a mano.

Y todo ello con la certeza de que está en las mejores manos. Los sistemas de seguridad y de vigilancia que hemos implementado son los más vanguardistas del momento lo que te va a permitir tener siempre una tranquilidad que de otro modo no tendrías. Una tranquilidad que se nota en el día a día y que estamos convencidos que te permitirá llevar una vida menos estresada.

Post recientes