¿Qué hago con los adornos de Navidad?: Organización post-fiestas

Las navidades son unas fechas en las que la alegría se desborda. Son momentos en los que no solo se disfruta con la familia y con los amigos sino en los que también se disfruta mucho decorando nuestro hogar, nuestra tienda o nuestra oficina de un modo especial.

Sin embargo, ¿qué sucede cuando acaba la Navidad? ¿No te da una gran pereza devolver todos esos adornos a su lugar de origen? Y lo que es peor, ¿no te has percatado de que cada año ocupa más sitio? Renovar los adornos está muy bien, ¡después hay que guardarlos! No te preocupes, porque en las siguientes líneas te daremos algunas pautas sencillas para que puedas guardarlo todo.

Captura de pantalla 2018-12-18 a la(s) 17.07.31

3 consejos prácticos para mantener un orden después de las navidades

Siempre sucede lo mismo. Las intenciones son muy buenas y siempre se intenta ordenar y guardar todo de la mejor manera posible. Pero no todo es tan sencillo. De ahí la importancia de seguir unas pautas del mismo modo que las sigues para guardar tu ropa de temporada.

Deshazte de aquellos adornos que ya no sirvan

Somos conscientes de que deshacerte de algunos adornos no es sencillo, aunque desconocemos los motivos, se les coge cierto cariño. Sin embargo, la realidad es bien distinta. Esos adornos no solo no cumplen su función de decorar sino que en muchos casos, es tal el nivel de deterioro que afean el conjunto.

Por eso te animamos a que, de una manera coherente y sensata elimines todos estos adornos de navidad: campanillas, guirnaldas o bolas, que sabes que ya no son útiles. No solo ahorrarás una buena cantidad de espacio sino que, al mismo tiempo, verás cómo el año que viene el ambiente de tu estancia es mucho más atractivo.

La organización es la clave

Esto es una verdad absoluta. Y lo es en todos los sentidos. Si sabes que la organización de tu cocina, de tu cuarto de baño o de tu oficina son vitales, ¿cómo no lo va a ser la organización de los centenares de adornos navideños que tienes? En este caso lo que te recomendamos es que clasifiques los adornos. Las guirnaldas por un lado, los adornos del árbol por otro, el propio árbol en un sitio distinto y todo lo que tenga que ver con la iluminación aparte.

De este modo no solo evitarás que puedan sufrir algún daño sino que, casi sin darte cuenta, verás cómo todo ocupa menos espacio. Eso sí, para ello, utiliza cajas en las que puedas escribir el contenido de las mismas.

Captura de pantalla 2018-12-18 a la(s) 17.08.06

Reserva un lugar para estos adornos

Tienes que tener en cuenta que, salvo caso de fuerza mayor, por norma general, todos los años vas a utilizar estos adornos navideños. Ahora que ya te has quedado con aquellos que más te gustan y los tienes perfectamente embalados, es el momento de buscarles un lugar. Un lugar que, dicho sea de paso, tiene que ser el mismo para todos.

Si cada tipo de adorno lo guardases en un lugar diferente, te aseguramos que en el momento en el que quieras echar mano de ellos, puede ser un verdadero caos. Si tienes un trastero, un garaje o simplemente un armario con espacio suficiente, lo mejor que puedes hacer es guardarlo ahí.

Ahora ya sí que estás en condiciones de afirmar que cada Navidad tendrás tus adornos listos para ser disfrutados. Verás, además, que ya no cuesta tanto sacarlos de sus cajas ni volverlos a guardar. Ah, y todo ello con la ventaja de cada año podrás renovarlos sin molestia alguna. Y es que ya tienes un sistema perfecto y perfectamente estructurado.

Post recientes