Trucos para almacenar ropa de esquís

Cuando hablamos de la ropa de esquí, hay un punto que es clave: de su correcto mantenimiento dependerá que podamos alargar su vida útil. Un proceso realmente importante, sobre todo si tenemos en cuenta el coste que suponen este tipo de accesorios deportivos.

Sin embargo, hay que admitir que almacenar la ropa de esquí, mantenerla y, en general, cuidarla, no siempre es tan sencillo como nos podamos imaginar. De ahí la importancia de seguir algunas pautas muy concretas. De este modo nos ahorraremos muchos quebraderos de cabeza y podremos encarar la próxima temporada con la tranquilidad de que todo lo que vamos a necesitar está en perfectas condiciones.

Captura de pantalla 2018-11-21 a la(s) 17.42.22

Haz un inventario de todo tu material

Esto es básico. Aunque pueda parecer algo carente de importancia, en realidad no lo es en absoluto. No son pocas las veces las que vamos a buscar algo que pensábamos que teníamos pero que en realidad nunca hemos tenido o que quizás, decidimos tirar porque tuviera algún rasguño. La mente humana funciona de ese modo.

Por todo ello siempre recomendamos que se confeccione una pequeña lista con todo lo que vamos a guardar. Como información adicional siempre es interesante incluir el estado en el que se encuentran esos accesorios. De este modo, cuando empiece la temporada sabremos si tenemos que comprar algo o no.

La importancia de lavar y almacenar la ropa correctamente

Termina el frío y, casi sin quererlo, corremos raudos y veloces a guardar los abrigos, los guantes, los pantalones y los monos. Pues bien, antes de llevar a cabo esta acción, es muy importante que pasen por un buen proceso de limpieza y secado, evitando de esta manera encontrar sorpresas el próximo año.

Una limpieza que tiene que llevarse a cabo siempre según las indicaciones del fabricante. No todas las prendas son iguales, no todas requieren el mismo lavado y, por supuesto, no todas las prendas se pueden secar como tú quieras.

A partir de aquí, y como no podía ser de otra manera en estos casos, recomendamos un almacenaje ordenado. Para ello, nada mejor que utilizar cajas como las que tenemos en Bluespace, por ejemplo. Gracias a este sencillo gesto todo quedará perfectamente limpio y seco, lo que hará que el material de la ropa no se deteriore.

Los esquís o las tablas, son vitales

Si echas la vista atrás, seguramente recordarás una buena cantidad de momentos en los que los esquís o tu tabla de snow te ha dado mucha satisfacción. Pues bien, creemos que cuando finaliza la temporada es el momento perfecto de corresponderles con algo de cariño, ¿no crees?

Captura de pantalla 2018-11-21 a la(s) 17.47.24

Por encima de todo te recomendamos que elimines los restos de suciedad que puedan tener. Es bastante común ver algo de barro incrustado así como otros restos que no benefician para nada el mantenimiento de estos accesorios.

Antes de guardarlos, no olvides dos consejos básicos que te vamos a dar en formato píldora. Así sabremos que nunca se te van a olvidar.

  • Úntale una generosa capa de cera para que el material no se deteriore con el paso del tiempo.
  • Asimismo, es muy conveniente que los dejes perfectamente unidos de manera que no cojan holgura y minimices.

A partir de aquí, te recomendamos que busques un espacio de almacenaje especialmente pensado para ellos. En el mercado existen multitud de cajas de cartón o de plástico con protecciones en el interior que evitan roces y los protegen de pequeños impactos.

Todos los accesorios duros, siempre aparte

Para terminar, pero no por ello menos importante, hay que hacer hincapié en el resto de elementos que se consideran duros. En este conjunto podemos encontrar las rodilleras, las coderas, las gafas y, por supuesto, los cascos.

Todos estos elementos deben ir en una caja aparte. El motivo principal es que de esta manera no interferirá, por ejemplo, con los esquís por lo que la protección será máxima y ni unos ni otros sufrirán desperfecto alguno.

Por cierto, como toda precaución es poca, y esto es algo que siempre habría que hacer cuando se siguen consejos para almacenar ropa de temporada, te recomendamos que un par de semanas antes de que tengas que volver a echar manos de ellos, los saques. Esto te servirá para verificar su estado y para saber si todo está en perfectas condiciones. ¿Quién sabe si tienes que hacer una visita a tu tienda preferida a comprar algo nuevo?

Post recientes