Disfraces y decoración de Halloween: ¿reutilizar o renovar?

Por
en Consejos

¡Quedan pocas semanas para la noche más terrorífica del año!

La tradición de celebrar Halloween se ha implantado en España año tras año consolidándose en colegios y cada vez más en las calles, donde mayores y pequeños no dudan en disfrazarse.

Brujas, vampiros, zombies, monstruos y hasta pequeñas calabazas recorren la ciudad o pueblo casa por casa llamando a las puertas y gritando “Truco o trato”, mientras alguien en su interior les da caramelos.

¿Os suena verdad?

Además, siempre te puedes encontrar con otros disfraces mucho más elaborados de La novia cadáver, Freddy Krueger, Joker, esqueletos o calaveras mexicanas.

Luego están aquellos que no se complican la vida y reciclan el disfraz de carnaval de emoji, pirata o pato. ¡Todo vale para esta gran noche!

Pero, ¿qué ocurre cuando eres tú el que das la fiesta de Halloween?

Eres el anfitrión, has prometido a todos que la noche quedará para el recuerdo y las expectativas son muy altas. Necesitas un buen disfraz y una decoración que esté a la altura.

Y todo ello sin dejarte el sueldo del mes.

¿Reciclar o renovar?

Descubre los mejores consejos para una fiesta de Halloween escalofriante:

EL DISFRAZ

Captura de pantalla 2018-10-11 a la(s) 17.58.36

Empieza por el disfraz, a veces es lo más complicado.

Haz una revisión de todos tus disfraces de años pasados. Si has sido precavido, los encontrarás en alguna caja o bolsa de tu trastero perfectamente guardados y etiquetados.

Si no, tenlo en cuenta para los próximos años.

Además, es ideal guardar una caja para complementos donde meteremos maquillaje, máscaras, hachas o guadañas de plástico, calabazas que sirven de bolso, etc.

Puedes buscar en Internet un disfraz de alguna película de Halloween o de terror y hacer un listado de todo lo que necesitas. Después ve a la caja y coge aquello que te sea de utilidad: un pantalón negro, maquillaje para cara de color blanco… Apunta el resto para comprarlo.

En cualquier caso, intenta que el disfraz sea fácil de reconocer pero no el típico que llevarán todos los invitados. Si le añades pequeños detalles conseguirás diferenciarte y sorprender. Un buen maquillaje de cara o los complementos de terror ponen la guinda al pastel.

La segunda opción es comprar el disfraz completo o pedir a alguien que nos preste el suyo de otro año.

 

LA DECORACIÓN

Captura de pantalla 2018-10-11 a la(s) 17.58.43

El segundo punto importante de la fiesta y donde más conseguirás sorprender es con la decoración.

En primer lugar, valora en qué partes de la casa quieres que estén los invitados. Por supuesto depende del número de personas que vayan a la fiesta y la cercanía, pero en general el salón y el comedor son los elegidos.

No decores, por ejemplo, las habitaciones si quieres evitar que también formen parte de la fiesta y tus preciosas sábanas acaben sirviendo a alguien como disfraz de fantasma.

Sin embargo, aprovéchate del baño. Todos acabarán pasando por ahí y puedes dar más de un susto con esqueletos escondidos en la bañera o frases en el espejo.

¡Pon tu creatividad a funcionar!

Respecto a los materiales, aquí si puedes improvisar.

De nuevo, busca entre la decoración de años pasados para reciclar elementos. Te pueden servir año tras año si tienes cuidado al guardarlos y los dejas en un espacio adecuado como un trastero.

Telas de araña, murciélagos con sonido, calaveras o fantasmas colgando de alguna puerta son clave.

No puede faltar tampoco la calabaza o las velas. En este último caso, ponlas dentro de recipientes adecuados con formas o colores naranjas y negros para darle un toque especial a la iluminación y evitar posibles accidentes.

Conseguirás tener la fiesta más terrorífica de Halloween y todos tus invitados saldrás encantados.

Por supuesto, al día siguiente no olvides volver a recoger todo con cuidado en sus correspondientes cajas y perfectamente etiquetado para que año tras año puedas reutilizarlo junto a los nuevos complementos que decidas comprar.

Post recientes