Mudanza de muebles: ¡errores y consejos!

Por
en Consejos

La gran mudanza de una casa no son solo cajas y bolsas.

Normalmente tenemos más cosas pequeñas que acaban abultando mucho y ello provoca que acabemos trasladando decenas de cajas de todos los tamaños con libros, ropa, objetos varios, marcos de fotos y cuadros, etc.

Sin embargo, el verdadero reto viene a la hora de trasladar los muebles. Quizá solo sean 3 o 4, pero su tamaño y peso nos va a llevar más de un comedero de cabeza.

Aquí os dejamos los errores más comunes y algunos consejos a la hora de hacer una mudanza de muebles.

LAS MEDIDAS

Mide todos los muebles que vayas a trasladar por su alto, ancho y profundidad. Y por supuesto, mide también el espacio por donde van a tener que pasar.

Captura de pantalla 2018-08-23 a la(s) 09.42.19

¡No vale hacerlo a ojo!

Cuántas veces nos habremos empeñado en que la mesa tiene que pasar por la puerta cuando es obvio que ni girándola de mil formas entra. Vamos a evitar ponernos cabezones. Tienes todas las de perder y en el peor de los casos, acabarás rompiendo algo.

Así que coge papel, lápiz y el metro y lo primero de todo, a medir.

¡A DESMONTAR MUEBLES!

Ese temido momento en el que ves que los muebles no pueden salir de la casa en su estado actual y la única opción posible es desmontarlos.

Si montar muebles con las instrucciones al lado ya tiene su “gracia”, ni te imaginas lo que es desmontarlos y volverlos a montar con la única base de tu memoria, porque obviamente el papel con las explicaciones lo tiraste hace años.

¡No te fíes de ti mismo!

Al principio todo parece muy sencillo. Solo hay que quitar tornillos y sacar unas cuantas piezas. Luego todo se complica y acaban sobrando piezas y tornillos que no tienes ni idea de dónde poner.

Captura de pantalla 2018-08-23 a la(s) 09.42.43

De nuevo, papel y lápiz y, en este caso, no está de más una cámara para hacer unas fotos del antes y durante el desmontaje de cómo va quedando el mueble.

Con los tornillos, guarda todos en una bolsa escribiendo antes su tamaño y a qué parte pertenecen. También los puedes pegar con un poco de celo a la parte del mueble a la que corresponden.

LOS TEMIDOS CAJONES

Tú los miras y parecen inofensivos. Entonces levantas la mesita de noche y se te caen todos encima como si algo los empujará a salir disparados.

Lo primero de todo, vaciarlos por completo.

Parece obvio, pero cuando abres un cajón que hacía siglos que nadie abría y te encuentras con cosas como pinzas, tornillos sueltos, una llave perdida y hasta tickets de la compra y facturas, lo único que se te ocurre es volver a cerrarlo y dejar todo ahí. Ya decidirás que haces con ello más tarde.

Captura de pantalla 2018-08-23 a la(s) 09.42.52

Evita este momento. Siempre puedes meterlo todo en una bolsita de “objetos perdidos”. Pero no lo dejes en el cajón.

Para mayor seguridad, puedes pegar los cajones con cinta aislante y así seguro que no se caen en la mudanza. ¡Cuidado con lo poner una demasiado fuerte o al quitarla nos llevaremos la pintura del mueble!

PROTEGE LOS MUEBLES

Una vez tenemos los muebles de gran tamaño desmontados y los pequeños preparados para ser trasladados, es necesario protegerlos para evitar que se rompan o deterioren durante la mudanza.

Si contratas una empresa de mudanzas, infórmate antes de la forma en que se van a trasladar los muebles y si cuentan con materiales de embalaje.

Es preferible que te encargues tú primero de embalar y proteger lo máximo posible. Para aquellos muebles más pequeños como mesitas, puedes cubrirlas con mantas y meterlas en cajas del tamaño adecuado de fácil montaje y gran resistencia.

Para los muebles de mayor tamaño, es preferible cubrirlos con mantas específicas para mudanzas, papel de embalaje y rollos de papel burbuja. Si el mueble ya ha sido desmontado, puedes introducir todas las piezas pequeñas en las cajas y cubrir las más grandes.

Con todo, te asegurarás que tu mudanza de muebles se realiza sin problemas y todo llega a tu nuevo hogar en perfecto estado.

 

 

 

 

Post recientes