Vuelta de vacaciones: cómo hacer para que tu casa no parezca una leonera

Por
en Consejos

Si la vuelta de vacaciones ya de por sí es frustrante, imaginaros qué ocurre cuando te pasas los 2 o 3 días siguientes con todo lo que te llevaste de equipaje por casa, recordándote lo bien que lo has pasado.

¿Una cruel vuelta a la realidad?

Verano, calor, más horas de luz y muchas ganas de relajarse y desconectar. Sacas todas las maletas, las toallas y los juguetes de playa de los niños, la sombrilla…

O si vas a la montaña o de camping: las tiendas, los sacos, la mochila, la cantimplora, linterna, esterilla…

Ya sabéis, esa clase de objetos que muchas personas solo ven una vez al año cuando llega el momento de irse de vacaciones.

Entonces pasan tus 15 días de viajes y disfrutar al máximo, dormir mucho y ver lugares increíbles y toca volver a la rutina, a casa.

Admítelo, no hay nada que de más pereza cuando has vuelto de un viaje que tener que deshacer la maleta. Y constantemente pasa por tu cabeza lo feliz que serías si la ropa se colocara sola.

vacaciones

La maleta, un pozo sin fondo

Empiezas a sacar la ropa, los zapatos, las toallas y ves que no tiene fin. ¿De verdad te llevaste tantas cosas?

A ello hay que sumarle que cuando la preparas todo está perfectamente ordenado, pero a la vuelta el orden brilla por su ausencia.

Sí, te has comprado bastantes cosas nuevas y ello puede ser la explicación. Y cuando decimos bastantes se incluye una nueva sombrilla desmontable porque hacía más calor del que te esperabas, un gorro enorme para ir a la moda, otro bikini, varias colchonetas y por supuesto, recuerdos para toda la familia: llaveros, tazas o imanes para la nevera se llevan el protagonismo.

verano

Una camiseta con el nombre del país que no te vas a poner nunca también sale de la maleta. O la famosa sudadera…

Y así pasan los días…

Lo sabes, a la pereza que da vaciar las maletas se añade el problema de que no sabes dónde guardarlo todo. ¿Las maletas tenían un sitio fijo? ¿Y qué haces con todas las toallas?

Si lo tuyo ha sido la montaña y te has comprado hasta una tienda de campaña de 2 habitaciones, lo tienes más difícil.

Pasan los días y ves que todo sigue esparcido por la casa, esperando que alguien lo coloque en su sitio.

¿Ideas?

Sí, tenemos buenas ideas que te van a ayudar muchísimo.

  1. Separa aquello que sabes que no volverás a utilizar hasta el año que viene.
  2. Divídelo por tamaños y temáticas (playa vs montaña).
  3. Guarda lo de menor tamaño dentro de las maletas.
  4. Si sobran maletas vacías o alguna es muy grande, puedes meter una maleta dentro de otra.
  5. Coge alguna caja para guardar aquello que no entraba en las maletas, como cubos y palas para la playa o las esterillas. Etiqueta cada caja con lo que contiene en el interior.
  6. Para los objetos de mayor tamaño que no entrar en las cajas ni maletas, como sombrillas o tiendas de campaña, cúbrelos con algún plástico para que no se estropeen hasta el año siguiente.

tienda

Una vez has hecho esto, solo queda llevarlo al trastero y guardarlo todo junto en el mismo lado. De esta forma, al año siguiente lo tendrás perfectamente localizado y sabrás que cada cosa tiene su sitio.

Además, será mucho más fácil colocarlo y verás como la vuelta de vacaciones se hace menos dura y la casa queda ordenada más rápido.

 

 

Post recientes