Cómo vivir y convivir en un piso de estudiantes

Por
en Consejos

Si afrontar una mudanza universitaria ya era un gran reto… convivir con tus compañeros de piso te puede llevar al paraíso o volverse tu peor pesadilla.

¿Cómo ser tú el que decida este destino?

¡Te enseñamos los mejores consejos y trucos para que aprendas cómo vivir y convivir en un piso de estudiantes y que nadie acabe tirándose los platos a la cabeza!

Lo primero es lo primero

¿Con quién vas a vivir? ¿Cuántas personas sois en el piso?

Igual prefieres lanzarte a la aventura con personas que no conoces de nada o irte a vivir con tus amigos de toda la vida o incluso, algún familiar. En cualquier caso hay riesgos, aunque está claro que en unos más que en otros.

¿Conoces suficiente a tus amigos? No es lo mismo salir de fiesta que vivir bajo el mismo techo y la convivencia se puede volver muy mala cuando la confianza que tenéis se tuerce por no compartir la misma opinión respecto a limpieza o gastos, por ejemplo.

Cuando convives con desconocidos están más preparado para llevarte sorpresas y has asumido que tu habitación va a ser tu hogar y pasarás mucho tiempo en ella, a menos que acabes llevándote tan bien con tus compañeros que haréis del piso vuestro nuevo hogar.

En este caso, también es muy importante el número de personas.

Cuando sois 2 o 3 es más fácil crear lazos y hablar las cosas que cuando sois 4 o más personas y es muy probable que alguno vaya a su bola y no tenga intención de entablar conversación más allá del “hola”.

Las cosas claras…

Y a ser posible, mejor desde el primer día que pises el suelo de la casa.

Poneros de acuerdo entre todos para hacer una primera reunión de Bienvenida. Sentaros alrededor de una mesa y hablad todo lo relacionado con el piso y la convivencia.

Resultará más sencillo si ya llevas algunas cuestiones preparadas.

Además, ¡esto te permitirá conocer mejor a tus compañeros!

Comenzad por los temas más importantes:

Los GASTOS del piso

Los gastos comunes en un piso de estudiantes se suelen reducir a papel higiénico, papel de cocina, productos de limpieza y si os ponéis de acuerdo, también productos básicos en cocina como aceite y sal o papel de aluminio.

¿Por qué no ponéis cada mes una cantidad de dinero sólo para eso? Puede ser entre 3-5€. Con ello será suficiente, lo podéis guardar en una cajita y que todos tengan acceso a ello.

Delimitar ESPACIOS

¿Cuántas baldas tiene el frigorífico? ¿Cuántos armarios hay en la cocina? Atentos con el congelador que suele ser más pequeño y los estudiantes que van a casa bastante a menudo suelen ser muy fans de los tápers congelados.

Dejad muy claro el espacio que tiene cada uno e intentad adaptaros a él. Es decir, si sabéis que no os va a entrar en el armario, no hagáis una compra en el supermercado con comida para un mes.

La temida LIMPIEZA

Se puede afirmar que la mayor parte de estudiantes que acaban con una convivencia frustrada es por culpa de la limpieza. ¡Es muy incómodo vivir en un piso sucio!

Dedicad tiempo a poneros de acuerdo en este tema y por supuesto, poned en un lugar bien visible la famosa TABLA DE LIMPIEZA, presente en todos los pisos de estudiantes.

Limpia-tu-Space_v1-(1)

 

Según lo grande que sea el piso y el número de personas que conviváis en él, dividid equitativamente para limpiar salón, cocina y baño. Por supuesto, cada uno limpia su habitación.

Si se acaba yendo de las manos o hay despistes y no se cumple, siempre se pueden incluir sanciones. ¡Pero intentad evitar llegar a este punto!

FIESTAS y VISITAS

Finalmente, hablad sobre las fiestas y visitas permitidas en el piso. A veces, las primeras fiestas que se hacen con unos pocos amigos ayudan a conocer mejor a tus compañeros y crear amistad.

Pero traer gente a casa cada noche cuando tus compañeros madrugan, fiestas con más de 30 personas que lo dejan todo sucio o visitas que acaban alargando su estancia más de 1 semana, provocan todo lo contrario: malos rollos, enfrentamientos, discusiones y rencores que se acumulan y salen a la luz en el momento más inoportuno.

fiesta

¡Ya sabes!

No esperes mucho tiempo en dejar todo bien claro y empieza por cumplir tú con todo lo pactado y hablando con tus compañeros desde el respeto cuando algo se tuerce.

Y si en algún momento veis que la falta de espacio o el desorden os desbordan, existen posibilidades de almacenaje en trasteros como Bluespace que podréis utilizar entre todos o de forma individual y os harán la vida muchísimo más fácil, sobre todo a la hora de guardar apuntes, maletas u objetos de temporada.

Porque al final, convivir en un piso de estudiantes puede que sea una de las experiencias más enriquecedoras y divertidas de tu vida.

Y salga bien o salga mal, siempre lo recordarás.

 

Post recientes