Me voy a vivir al extranjero, ¿y qué me llevo?

Por
en Consejos

Comienza la aventura. Empieza una nueva etapa.

Hay mil y una razones para irse a vivir al extranjero y cada cual es más emocionante: un curso de larga duración, Erasmus, buscar trabajo, con el amor de tu vida o simplemente, has tenido un momento de locura y quieres probar suerte en otro lugar con diferente cultura y costumbres, a ver qué pasa.

Sea cual sea tu caso, cuando el momento de partir se acerca siempre impone y surgen preguntas del tipo ¿esto merece la pena?, ¿no estaba yo mejor en casa con la comida de mamá?, ¿y si todo sale mal y no cumplo mis objetivos?.

De pronto, la importancia de todas estas cuestiones se pierde cuando llega la pregunta más grande, la que de verdad parece determinar tu futuro (aunque no sea cierto), el trascendental…

¿Y qué me llevo?

Porque da igual que te vayas para 3 meses, 9 meses, un año o toda la vida. En el momento de preparar el equipaje todo tu mundo va a girar en torno a ese chubasquero que puede salvarte de un día casual de lluvia, o ese pantalón corto que te puedes llegar a poner en verano, aunque sabes de sobra que las temperaturas máximas no sobrepasan los 15º.

Lo imprescindible se une con los “por si acaso” y en lugar de varias maletas empiezas a tener la sensación de que necesitarás un camión para transportarlo todo.

Vamos a empezar por orden:

La Ropa.

– Hay que tener 2 cosas claras: donde vayas habrá lavadora y tiendas. Es decir, no es necesario una prenda de ropa diferente para cada día. Si te falta algo puedes comprarlo sin problema.

– Infórmate del tiempo del país donde vayas a instalarte para no ocupar espacio en tu equipaje con cosas innecesarias.

– Utiliza bolsas para ropa al vacío, especialmente con los jerséis y chaquetas para invierno. Ocupan muchísimo y de esta forma su espacio se reducirá a la mitad.

Objetos favoritos.

FOTOSY en este apartado incluyo libros, fotos, peluches… Objetos varios que te ayudan a recordar momentos geniales con tu familia y amigos, y a sentirte un poco más como en casa.

Cuando la ropa ya está decidida y parece que podrás sobrevivir, te toca decidir por estos objetos y vuelve el dilema, porque normalmente ocupan mucho más y tienen formas muy poco flexibles.

En el primer viaje no es necesario llevarse todos. No se te va a olvidar la cara de tu familia y amigos porque no te lleves su foto o tu pareja te va a dejar porque no metas en la maleta el peluche que te regaló por San Valentín.

Si son muy importantes y dependiendo del país donde vayas a vivir, siempre puede ser viable preparar una caja y que te la envíen a los pocos días de llegar.

 

 

Muebles.

Si el viaje es más formal y te vas a una casa nueva por un tiempo más largo, quizá quieras llevarte muebles u otros objetos más grandes o de más valor que, claramente, no entran en la maleta y que quizá sean muy caros en el país de destino.

En este caso, lo mejor es informarse bien con una empresa especialista en mudanzas que te pueda aportar la información necesaria. Es preferible que trabaje tanto en España como a nivel internacional, porque así podrás contactar antes de partir y asegurarte que aportas bien los datos, especificas las cajas que quieres llevar y su contenido y acuerdas la fecha de llegada.

Pregunta siempre sobre el formato de cajas permitidas, medidas y peso aceptado y tipo de objetos que pueden llevar en su interior. No dudes en llevar en estas cajas esas fotos y otros objetos de valor para ti que hemos mencionado antes.

Ahora que ya sabes qué tienes que llevarte, sólo te falta empezar a empaquetarlo todo para comenzar tu nueva vida en el extranjero.

¡Mucha suerte!

Post recientes

Deja un comentario