Paso a paso para guardar los disfraces de Carnaval

Por
en Consejos

¡Carnaval, Carnaval… Carnaval, te quiero! Pero lo que nadie quiere es tener que estar pensando qué hacer con los disfraces cuando todo acaba. Aquí tienes los mejores trucos para guardar tus disfraces de Carnaval.

Comienza la búsqueda del lugar ideal donde guardar disfraces y complementos de toda la familia, por si al año que viene alguien quiere repetir y reutilizarlos. Para que ello sea posible, lo primero de todo es asegurar que nos los vamos a encontrar en buen estado.

Sabemos que los disfraces de Carnaval suelen estar realizados con materiales baratos y de menor calidad y cosidos de forma bastante básica.

Aún así, os damos unos trucos para que consigáis que año tras año estén como nuevos.

  1. Es fundamental lavar los disfraces:

Sigue cuidadosamente las instrucciones que figuran en la etiqueta. Sobre todo, si se debe lavar a mano o se puede lavar en la lavadora para facilitar el proceso, la temperatura idónea, cómo hay que secarlo y si se puede planchar.

Las prendas suelen estar realizadas con material acrílico, poliéster o rayón y no actúan de la misma forma. Por lo que vamos a intentar no llevarnos sorpresas y que nuestro disfraz de adulto salga de la lavadora convertido en disfraz para nuestros hijos.

En cualquier caso, lo importante es guardar los disfraces siempre limpios.

  1. Separar los disfraces:

Antes de guardarlos intentad buscar la forma más ordenada y obvia para separarlos, porque de un año para otro no os vais a acordar de cómo los dividisteis y os acabareis volviendo locos.

Por ejemplo, un buen truco es separar primero los disfraces completos que habéis comprado con sus respectivos complementos. Es mejor que se utilicen bolsas especiales para ropa y no la bolsa de plástico que se incluye con los disfraces cuando la compramos, para evitar malos olores y el deterioro de las prendas.

Guardad las partes separadas como faldas de tul o camisetas en otras bolsas aparte. Haced lo mismo con los complementos: pelucas, zapatos, medias, gafas, gorros, guantes, etc. Para el maquillaje os aconsejamos envolver las pinturas con papel film trasparente por separado para que no manchen, se rompan o mezclen colores y meterlas junto al resto del maquillaje en una bolsa o cajita de menor tamaño.

  1. Guardar y etiquetar:

Cuando ya tenemos todo preparado llega el momento de guardarlo muy bien para que al año que viene nos lo podamos encontrar intacto y listo para utilizarlo de nuevo.

Este tipo de disfraces no suelen requerir tener que guardarlos en perchas por lo que la opción ideal es guardarlos en cajas. En Bluespace, por ejemplo, tenéis la opción de adquirir cajas de diferentes tamaños y muy fáciles de montar. Guardad el complemento y maquillajes en una caja pequeña y utilizad las grandes y medianas para dividir las bolsas de los disfraces de mayor tamaño. En la parte externa de la caja podéis escribir lo que contiene, para facilitar la búsqueda. Finalmente, lleva todas las cajas al trastero para que no molesten por casa y hasta el año que viene.

Con estos trucos paso a paso ya no hay excusas para guardar los disfraces en perfecto estado y que parezcan recién comprados.

¡A por ello!

Post recientes

Deja un comentario