El otoño ya está aquí: Adiós bikinis y bañadores…

 

Una vez que acaba el verano, bajan las temperaturas, los niños vuelven al colegio y ha llegado el momento de asumir que el otoño ya esta aquí y nuestro armario nos pide a gritos que guardemos los bañadores y saquemos las prendas de abrigo.

Entonces llega el momento, comienzas a sacar las maletas y las cajas con la ropa de invierno y te empieza el bajón emocional, la ropa esta arrugada y con olor a encerrado.

En este artículo te ofrecemos los mejores tips para almacenar tu ropa de fuera de temporada sin condenarla al desastre:

  1. Libérate de todo lo que no uses

El cambio de armario es el momento ideal para descartar aquellas prendas que no te has puesto en toda la temporada y que deberías asumir que nunca más usarás.

  1. Lava tu ropa antes de guardarla

Aunque parezca lógico, muchas personas piensan que esa mancha pequeña que tiene esa camiseta que guardó en una maleta para utilizarla el año que viene desaparecerá milagrosamente. ¡Pues no! Lastimosamente no existen los milagros, y es recomendable lavar muy bien todas las prendas antes de guardarlas para que se conserven en buen estado y duren mucho más.

  1. Busca el sitio indicado para guardarla

Una maleta o una caja puede ser lo más lógico pero cuando hablamos de prendas delicadas hay que tratarlas con mucho cuidado para que no se estropeen. Si tienes un desván o una buhardilla en casa podrás almacenarlo allí, sin embargo no todos cuentan con ese privilegio y necesitan acudir a empresas como Bluespace para almacenar nuestras cosas. Bluespace cuenta con espacios pequeños desde 1m2 para almacenar cajas y maletas de ropa y conservarlas en buen estado hasta la próxima temporada. Aprovecha la promoción de Precios de escándalo de Bluespace sólo hasta el 30 de septiembre y disfruta del mejor precio de alquiler en tu trastero.

  1. Almacena la ropa por categorías

Sigue un orden a la hora de almacenar tus prendas, los bañadores con los bañadores, las camisetas con camisetas, esto te servirá de mucha ayuda por si en el camino debes de recuperar una prenda que necesitas, así no tendrás que remanar todas las cajas para saber en donde la almacenaste. Es recomendable poner etiquetas en las cajas o bolsas para identificar el contenido de cada una. Por otro lado, para guardar los zapatos, es mejor que metas cada par en una caja o bolsa individual y los rellenes por dentro con algo de papel para que mantengan su forma.

 

 

 

Post recientes