Trasteros a buen recaudo de la crisis

Por
en Noticias

EL MUNDO, 02/02/2014

Ruckensteiner, fundador de Bluespace, en su intalación de Sant Just...En un entorno de crisis hay fórmulas de negocio que siguen funcionando porque pueden adaptar sus servicios con facilidad a los cambios en la demanda y porque, además, sigue habiendo pedidos, aunque de otro tipo. En ese segmento está el negocio de almacenamiento privado, el ‘self-storage’. A pesar de la crisis, en España, entre el 2010 y el 2012 el número de centros dedicados a esta actividad ha pasado de 60 a 105, según datos de un estudio encargado por Bluespace, la compañía que copa más del 50% del sector.

La firma fundada y dirigida por Alexander Ruckensteiner cuenta con 21 centros propios en Barcelona, Madrid y Valencia, con más de 20.000 trasteros que ocupan 92.500 metros cuadrados, y prevé llegar a los 50 puntos de almacenaje en 2018. La estrategia inmobiliaria a seguir es adquirir o alquilar a largo plazo edificios ocupados antiguamente por fábricas, ubicados siempre en el centro de las ciudades, de entre 3.000 m2 a 8.000 m2. La inversión para estas operaciones suele oscilar entre 1,5 y 3 millones, por lo que Bluespace necesitará hasta 90 millones para consolidarse en el mercado español.

Pese al estancamiento de la demanda, el grupo creció un 1,5% en 2013

«Como hasta ahora, vamos a financiarnos con cash-flow», asegura Ruckensteiner y admite que no descarta dar entrada a nuevos socios -Bluespace está controlado por el fondo Pramerica Real Estate, con más del 85% del capital-, pero que en ningún caso contempla la expansión con franquicias «porque en este sector no funcionan, ni aquí ni en el resto del mundo», sentencia.

El 2013, el grupo facturó 18,5 millones, según datos provisionales, lo que supone un crecimiento cercano al 1,5%, en un ejercicio caracterizado por el estancamiento en la demanda. A falta de datos del cierre del año, el beneficio antes de impuestos e intereses se elevó a 7,5 millones en 2012.

«En el último trimestre del pasado año hemos visto algunos indicadores positivos que nos permiten ser positivos de cara a este año, puesto que, por primera vez en los últimos cinco años registramos un leve aumento de autónomos que reservan espacio para almacenar», explica este ejecutivo que creó su propio negocio en 2002, y que confía en 2014 porque «sigue habiendo mucho potencial para crecer si nos comparamos con la demanda del sector en otros países». «En Estados Unidos, por ejemplo, hay un centro de almacenaje privado por cada 10.000 habitantes», ejemplifica.

El potencial cliente de un ‘self-storage’ no está dispuesto, según la experiencia de Bluespace, a recorrer más de siete minutos en coche desde su casa u oficina hasta su trastero. Pero aún hay un gran desconocimiento de los servicios que ofrece esta actividad, y en Bluespace tienen claro que su actividad comercial será el caballo de batalla de los años venideros, consolidado ya su modelo de negocio.

Bluespace tiene dos perfiles de usuarios: el 65% son particulares y el 35% empresas y autónomos. Con la crisis, las prioridades de ambos han variado. En el primer caso, la gente no puede cambiar tan fácilmente de domicilio y cuando éste se le queda pequeño precisa de un espacio para guardar cosas que no son de uso diario. También han detectado que muchas familias se reagrupan en una sola vivienda. «Nos podemos considerar un barómetro de la evolución económica», señala.

Las empresas recurren ahora al alquiler de trasteros para ahorrar espacio de instalaciones de almacenaje de stock y, otras, porque se tenido que cerrar y tienen aún material que guardar. Antes de la crisis era muy distinto;empresas y autónomos los utilizaban como centro logístico para productos o para documentación.

 

Fuente: Elmundo.es

 

Post recientes

Deja un comentario